Los sindicatos no consiguen sacar a los trabajadores a la calle