ETA anuncia consecuencias negativas tras el rechazo del Gobierno a negociar en Oslo