Los concejales huyen por las ventanas ante el acoso de los afectados por las preferentes