Varios pinchazos telefónicos probarían el tráfico de influencias entre Blanco y Orozco