La junta de accionistas de Bankia, un aluvión de protestas contra las preferentes