Así vivía Panero gracias a la Gürtel