La abogada de Ruth comete un error durante el juicio que podría costarle muy caro