El PP no recorta en jamones