El camionero indignado vuelve a la carga para poner firmes a los poderosos