La supuesta compra de una cantera fue el motivo del asesinato de Ingrid y Severin