Así era el zulo en el que el monje saholin asesinó presuntamente a la prostituta