El interventor del Alvia admite haber llamado al maquinista para que se apeara una familia