El "falso pésame" en el desastre del Alvia