Historias de supervivencia a las puertas del Hospital Clínico de Santiago