El ‘balconing’ se cobra una nueva víctima