Urdangarín, de vuelta a los tribunales