El PP destruyó los registros de sus supuestas donaciones opacas por pura rutina