El ladrón del Códice dice haber presenciado sexo en la Catedral de Santiago