Camps y Barberá, con la imputación pisándoles los talones