Diego Torres, de profesor a millonario