Los Duques de Palma, fuera de la Rambla