Aznar y Botella, cortados por el mismo patrón