Los rusos de Lloret rehúyen a la prensa