La muerte de Sor María no acallará a las víctimas de los robos de bebés