La policía municipal negó las avalanchas