Amy Martin ganaba 100.000 euros por dirigir el Instituto Cervantes en Estocolmo