¿De dónde salieron los 22 millones?