Güemes, y su negocio de sanidad