¿Cómo sobrevive Calleja a sus ‘desafíos extremos’?