Más llamadas desesperadas… y la desidia por respuesta