El Samur ve inapropiada la actitud del operario que atendió las llamadas