Madrid Arena: Las desesperadas llamadas de emergencia sin auxilio