Las ‘sales de baño’, una droga de diseño con efectos zombis