Los recortes endurecen la cuesta de enero