Mª Dolores de Cospedal, el daño colateral de la comparecencia de Rajoy