La estrategia de los asaltantes para asediar el Congreso