Los detenidos en el asedio aseguran que sus actos violentos son justificados