El PP usó empresas tapadera para financiarse antes del caso Gürtel