Los “trolls” se amparan en el anonimato de las redes sociales para insultar y amenzar