Un Ayuntamiento, 14.000 euros en llamadas