Madrid, repleta de coches oficiales