Infiltrados en una carga policial