La sanidad pública ha muerto en Madrid