La relación de Gao Ping con la alta sociedad española, al descubierto