La mafia marsellesa podría estar detrás de la bomba en la Junquera