El alcalde de Russafa, un barrio de Valencia, prohíbe que se grabe el pleno