Santiago Segura, embargado por un prostíbulo