Un acuerdo entre Cuba y España permite el translado de Ángel Carromero