Miguel Ángel Flores, el príncipe destronado