¿Provocará la masacre en Conncecticut un cambio en la ley de armas?